Forjar la "versión actualizada" de la cooperación práctica entre China y América Latina y el Caribe mediante el nuevo modelo 3x3
2015/05/28

El 19 de mayo, el Primer Ministro del Consejo de Estado Li Keqiang planteó por primera vez en la clausura de la Cumbre Empresarial China-Brasil, durante su visita al Brasil, la importante iniciativa del nuevo modelo "3x3" de la cooperación sino- latinoamericana y caribeña en la capacidad productiva.

El primer 3 se refiere a la construcción cooperativa en América Latina y el Caribe en tres grandes vías, la logística, la electricidad y la informática.

En la actualidad, en la región se ha surgido un nuevo auge de construcción de infraestructuras en aras de materializar la interconectividad regional, todos los países y organizaciones regionales pertinentes han elaborado megaproyectos de construcción de infraestructuras. Las empresas chinas poseen ricas experiencias y ventajosas capacidades productivas en esta materia, por lo que ambas partes bien pueden desarrollar una cooperación complementaria, aprovechando la coyuntura de la construcción del Ferrocarril Interoceánico, promovido conjuntamente por China, Brasil y el Perú, para desplegar activamente una cooperación en construccción de infraestructuras en ferrocarriles, carreteras, puertos y aeropuertos, entre otras, en aras de forjar una vía logística que conecte toda la región latinoamericana y caribeña con el transporte ferroviario como su columna vertebral.

Las naciones de la región poseen ricos recursos en petróleo y gas, así como un enorme potencial de desarrollo en las energías solar, eólica y nuclear. Las empresas chinas poseen ricas experiencias en la construcción y manejo de redes eléctricas y están en las primeras filas del mundo en la tecnología de la transmisión eléctrica a distancia, por lo que el desarrollo de la cooperación en las áreas concernientes coadyuva a la elevación de la capacidad de los países de la región en la producción y transmisión eléctricas para construir juntos una vía energética que conecte a todos los países y territorios de la región con una tecnología de transmisión eléctrica eficaz y una red eléctrica inteligente.

La economía de la internet en la región está en constante auge y las empresas chinas poseen avanzados equipos de comunicación, tecnologías de buscador, sistemas de administración del comercio electrónico y están muy entusiasmados en participar en la construcción de la industria y redes de la informática de los países de la región y coadyuvar al proceso de la informatización, para entablar una vía informática apoyada en las tecnologías de la internet y de la comunicación móvil de la nueva generación combinando big data y la computación en nube.

El segundo 3 se refiere a la interacción virtuosa entre las empresas, la sociedad y el Gobierno. Ambas partes deben desplegar la cooperación a la luz de los principios de "orientación empresarial, manejo comercial, participación social y promoción gubernamental", a través de la coinversión, PPP y concesiones, entre otras múltiples modalidades. El Gobierno chino ofrecerá apoyo en políticas pertinentes a las empresas en su participación en la cooperación en capacidad productiva con la región, al tiempo de seguir estimulándolas a tomar como una estrategia de largo alcance la localización en sus gestiones, asociándose sólidamente con las empresas locales y prestando atención a las opiniones de los sindicatos y las comunidades, para cumplir mejor la protección ambiental, entre otras responsabilidades sociales. Ambos Gobiernos también necesitan continuar fortaleciendo su diálogo y comunicación, mediante la negociación o renovación activas de los acuerdos de protección de inversiones y de evitar la doble tributación, en aras de brindar un mejor ambiente comercial para las empresas.

El tercer 3 se refiere a la ampliación de los tres canales de financiamiento que son los fondos, los créditos y los seguros. Las finanzas son la sangre de la economía real y los megaproyectos de cooperación entre China y la región no pueden desarrollarse sin el apoyo financiero. Durante la visita al Brasil del Premier Li Keqiang, ambas partes alcanzaron a un consenso sobre la instalación de un Fondo Común para apoyar a la cooperación sino-brasileña en la capacidad productiva. El Premier Li anunció el establecimiento por la parte china del Fondo Especial para la Cooperación en Materia de Capacidad Productiva entre China y América Latina y el Caribe consistente en 30 mil millones de dólares; la instalación de la Corporación de Renta Financiera para ofrecer servicios de alquiler de grandes buques cisterna, buques de transporte de gas y plataformas de perforación de pozos, entre otros equipos, que necesitan los países de la región; perfeccionar el seguro al crédito para las exportaciones de largo y mediano plazo en apoyo a las empresas chinas exportadoras hacia la región. El Premier Li formuló, además, la necesidad de ambas partes de ampliar la cooperación en swap y en la liquidación en moneda nacional, para promover juntos el desarrollo de las economías reales y salvaguardar la estabilidad del mercado financiero regional y mundial.

El nuevo modelo de cooperación 3x3 constituye otra gran iniciativa china destinada a su cooperación con la región, lanzada por China en los últimos años, la cual ha definido claramente las formas y canales para la transformación y actualización de la cooperación práctica entre China y la región, clave para la materialización de los dos objetivos del decenio consistentes en alcanzar los 500 mil millones de dólares en el comercio sino-latinoamericano y caribeño y los 250 mil millones para el stock de las inversiones chinas en la región.

En la actualidad, la recuperación de la economía global se encuentra todavía en un proceso tortuoso, las naciones emergentes, con China y la región incluidas, encaran en general presiones de un crecimiento descendente de la economía. El comercio bilateral también presenta una tendencia a la relentización tras registrar un alto crecimiento en los últimos diez y tantos años a raíz del nuevo siglo. Frente a las nuevas circunstancias y retos, debemos tomar a la cooperación en capacidad productiva y fabricación de equipos como punto rompedor, fusionando el reajuste de nuestras respectivas estructuras económicas y estrategias de desarrollo, para fomentar activamente el desarrollo sobre un nivel más elevado de la cooperación económico-comercial bilateral, ofreciendo un mejor servicio a las necesidades de nuestro sendo desarrollo. Tenemos razones para quedarnos a la expectativa de que, la "versión actualizada" de la cooperación práctica entre China y la región, forjada con el nuevo modelo 3x3, traerá una gran fuerza motriz al desarrollo de los lazos sino-latinoamericano y caribeños, elevará la confianza de los países emergentes y de los en vías de desarrollo y favorecerá también al proceso de la recuperación de la economía mundial.

Suggest To A Friend:   
Print